Alfonso VI de Castilla y León, con el sobrenombre de el Bravo (1040 – 1109). Rey de Castilla y León. Tras la muerte de su padre, Fernando I,  se convierte en rey de León, a lo que se opuso su hermano Sancho II. Alfonso VI sufre las derrotas de Llantada en 1068 y Golpejera en 1072. Entonces se exilia junto con su hermano García.

Sancho II de Castilla es asesinado mientras asediaba a su hermana Urraca en Zamora y Alfonso se convierte en rey. Pero antes tuvo que realizar, por instigación de la nobleza castellana encabezada por Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, un juramento. Este juramento por el que se autoexculpaba de haber tenido relación con la muerte de su hermano.

La invasión de los Almorávides.

En 1085, Alfonso VI protagonizó la reconquista de Toledo, lo cual le dio un gran prestigio. Sin embargo, los reinos de taifas de Badajoz y Sevilla llamaron en su ayuda a los almorávides del norte de África. Los almorávides derrotaron a Alfonso VI en la batalla de Sagrajas, en 1086. Esto significó el punto de arranque de una difícil etapa que marcaría los últimos años de su reinado. Años más tarde su hijo Sancho moriría, tras la batalla de Uclés, a manos de los Almorávides. Esta muerte sumió al rey en una profunda crisis

Audio 020, Alfonso VI:

Alfonso VI