Temiendo la expansión de los turcos, el rey de Castilla, Enrique III,  envió una embajada a Oriente. Buscaba una alianza. Fue el origen de este increíble viaje. Esta misión diplomática sin precedentes pretendía estrechar relaciones con naciones que pudieran neutralizar la amenaza otomana. En 1403 parte la comitiva con destino a Samarcanda. Por entonces, era una ciudad solo conocida por leyendas y relatos exóticos de viajeros. Pero su misión fundamental era contactar con el emir turco-mongol Tamorlán.

El viaje y el libro

La dirección de la expedición diplomática se encomendó a Ruy González de Clavijo. Además le acompañaba  un dominico especialista en culturas extranjeras, Alfonso Páez de Santamaría. Cruzaron el Mediterráneo y se adentraron en el enigmático Oriente en un viaje que duró tres años. A su regreso escribieron la narración del viaje, en 1406. Por todo ello Embajada a Tamorlán es una joya. Uno de los libros de viaje con más detalle y precisión de la literatura medieval española.

Audio 002. Escucha el podcast, Embajada a Tamorlán

Embajada a Tamorlán