El origen de nuestros símbolos. El actual escudo de armas de España aparece la Ley 33 de 5 de octubre de 1981. En él se resume gran parte de nuestra historia. Unos símbolos heráldicos que se convirtieron en representativos de los distintos territorios de las coronas de Castilla y Aragón, así como del antiguo Reino de Navarra. Se sumaría la granada al natural que figura en el entado de plata de la parte inferior. El escusón con tres lises de oro es identificativo de la dinastía reinante. Las columnas con la leyenda «Plus Ultra» son, desde su adopción por Carlos I, la empresa considerada como propia por los españoles.

La bandera y el himno español.

En 1785, don Antonio Valdés y Bazán presenta a Carlos III un proyecto para la sustitución del pabellón naval. La coincidencia del fondo blanco de nuestra enseña con las banderas de otras naciones neutrales o enemigas estuvo en la raíz del cambio. Pero hubo algo más que diferenciar los navíos con vivos colores, muy visibles en la distancia. Existía la suspicacia del monarca frente a la Francia de los Pactos de Familia, que en la Paz de Versalles no ayudó a España a recuperar Gibraltar. Había que manifestar independencia frente a presuntos paternalismos. Valdés entregó al rey una hoja con doce diseños. Eligió el primero, con una variación: la franja amarilla central sería más grande a costa de las rojas hasta equilibrar la superficie de paño ocupada por cada uno de los colores. La bandera se aprueba por Decreto de 28 de mayo de 1785.

El himno es una antigua marcha granadera compuesta por Manuel de Espinosa, músico de Carlos III, cuyas primeras noticias se remontan a 1749. El manuscrito se encuentra desde 1761 en la Biblioteca Nacional. Fue armonizado en 1908 por Bartolomé Pérez Casas, músico militar, cuyos derechos fueron devengados por sus herederos hasta 1998.

Audio 032, El origen de nuestros símbolos: