El terremoto de Lisboa, 1755. El 1 de noviembre, a las 09.30 de la mañana, se produce el mayor seísmo de la historia reciente de Europa. Además, el posterior tsunami arrasa el litoral atlántico de la península Ibérica y de Marruecos. A parte del temblor, la tragedia se completará con el pavoroso incendio de Lisboa. Finalmente, este aciago día, morirán alrededor de 100.000 personas.

El terremoto

El epicentro del sismo se sitúa en el océano Atlántico frente al cabo de San Vicente. A unos 250 kilómetros de la costa portuguesa en algún punto de la falla de Azores-Gibraltar. Es decir, el límite de colisión entre las placas Euroasiática y Africana. Se estima que tuvo una magnitud de entre 7.5 y 9.1 .

El movimiento sísmico se desarrolla durante 6-8 minutos. Estuvo dividido en tres fases de gran actividad separados por intervalos de relativa tranquilidad. La elevada magnitud y la considerable duración del fenómeno favorece el alto grado de desolación. El temblor fue sentido en lugares tan alejados como Francia, Suiza e Italia. Asimismo los registros de la época hablan de testimonios que relatan cómo se rizaban las aguas de los canales de Amsterdam.

En consecuencia, un acontecimiento que marcó a los españoles de la época, que no sabían cómo interpretar aquel desastre. Fue, la catástrofe perfecta.

Audio 060. Escucha el podcast, El terremoto de Lisboa, 1755